Login   | Regístrate gratis 
Skip Navigation Links Skip Navigation Links
acceso empresas
Skip Navigation Links Skip Navigation LinksPortada > Portada País > Mariage > Mariage artículo
 
 
 Moda
  Ernesto Mosso
 

ERNESTO MOSSO: ETERNIDAD

Por Aurora Munita F.

   |    ¿se puede reconocer lo falso?   |   cuidados   |

   Ernesto Mosso tiene clarísimo su gusto para anillo de compromiso. "Es un tema muy delicado, porque tiene que ser lo suficientemente vanguardista para que se note que el novio se preocupó por comprar algo especialmente para su novia y no viene heredado de la mamá; pero también tiene que ser lo suficientemente clásico para que la novia no esté el resto de su vida con una pieza pasada de moda".

   Este diseñador mendozino, de 34 años, considera un gran desafío hacer anillos de compromiso, "porque tengo que dar un toque de diseño que se note una tecnología, una tendencia nueva, pero que a la vez, no pase nunca de moda".

   Según Ernesto lo ideal es el platino y si no, oro blanco "porque el blanco normalmente es un color que proyecta paz y armonía y además la novia se viste de blanco, la iglesia muchas veces está decorada con blanco y qué momento más puro y más importante para una persona que unir su vida para el resto de su existencia con otra persona".

   En cuanto a la piedra, no tiene dudas en la elección: el diamante. "Porque los diamantes son eternos, es la piedra más dura que existe en la tierra, y la que logra la mayor refracción de la luz".

      Si el diamante es blanco, esa luz es blanca, y se vuelve al concepto de pureza. La luz de los diamantes nunca va a ser de mal gusto.

   En comparación, las esmeraldas o los zafiros pueden sufrir, en sus capas superiores, pequeños desgastes con el tiempo o rayones. "El diamante es imposible, sólo tienes que golpearlo para que se pueda romper y sólo puede ser rayado por otro diamante, por eso es eterno", explica.

   Si se quiere combinar con otra piedra, recomienda el zafiro, porque es azul, un color clásico, sobrio.

EL NOVIO VA DE COMPRAS

   Así también tiene de clara la radiografía del novio que va en busca de un anillo de compromiso.

   -El novio normalmente es un personaje que llega muy desorientado a una joyería, con una tremenda presión por el momento que está viviendo: pasa de ser soltero, a casado; de ser  un estudiante, a independiente en lo económico y sale de la casa de sus papás. Todo esto le genera una presión enorme. Por otro lado, no tiene ninguna idea de joyería y, generalmente,  tiene como asesora a la mamá, quien sí sabe disfrutar de joyería, por lo que centra más su atención en elegir un anillo para ella.

   Por toda la descripción anterior, Mosso decidió dedicar más atención a quien realizará una de las compras más importantes de su vida. Para esto creó el departamento Mosso Novios, absolutamente orientado hacia ellos.

   A través de las listas de regalos de algunas casas comerciales se invita a los novios a que vea y sea asistido, sin ningún compromiso, por una especialista en novios. Esta persona lo orientará, lo atenderá como a cualquier cliente "no como  a un chiquillo", especifica Ernesto, "porque es un cliente,  un señor que viene en un momento fundamental para él, porque el anillo que va a regalar es, en teoría, par toda la vida, si Dios quiere".

   En la sesoría se le preguntará desde los gustos de la novia hasta su contextura, la forma de sus dedos y su perssonalidad.

   "Damos la misma calidad de servicio, de estuche y de atención al novio que va comprar $100 mil que al que va a comprar una pieza de $5 millones. La misma calidad de terminación de la pieza y la misma tendencia de diseño, porque nos interesa captar ese cliente. En algunos casos, cuando las piezas son de un determinado precio, le damos ciertas facilidades de pago".

RECONOCER LA PIEDRA

      Lamentablemente reconocer si lo que está comprando es vidiro o piedra, es casi imposible de hacer a simple vista. "Normalmente el joyero es como el médico, si tienes la más mínima duda no puedes ser atendido por él, porque es un negocio ciego, es decir que no siempre lo que se ve es. La gente no ve nada, va a la confianza. Nosotros también nos atendemos con proveedores que nos dan confianza", comenta Mosso.

   El consejo es que compren donde les dé confianza y donde sean bien asesorados.

   Se puede pedir un certificado de autenticidad y si la joya no es genuina,  el joyero está en un gran lío. "Además es muy difícil que un joyero cambie una piedra, muy difícil. Sabemos que éste es un negocio a largo plazo, hay que conquistar un cliente y a su familia".

    Finalmente todo depende del gusto de la persona. "Nosotros básicamente la aconsejamos y damo el asesoramiento, la decisión está en sus manos".

 

CUIDADOS

   El diamante sólo se puede dañar con un golpe muy fuerte en las aristas de la piedra. Ernesto Mosso recomienda no lo usarlo  para jardinería, o con algo que puedan lastimarse los dedos.

   Si tiene un joyero de confianza, llevarlo cada 3 o 6 meses para que lo pulan, lo limpien y le revisen los engastes, que esté todo bien. "Las mujeres usan muchas cremas que se mezclan con el polvo, con el esmog, que acelera la oxidación de los metales, el PH de la piel es altísimo y también lo afecta".

   Otra manera casera de cuidarlo es, en agua tibia -con el  tapón bien puesto-, amoníaco o detergente, dejar remojando y lavarlo con un cepillo de dientes. Después se seca con un secador. No se logra la misma limpieza profunda que da un joyero ni el control sobre los engastes, ni van a  salir los rayones, pero se mantiene.


1999 - 2011 © NoviasyNovios.com - ExpoWedding.Com

  ExpoWedding.Com: Network:  Argentina - Bolivia - Chile - Colombia - Costa Rica - Ecuador - El Salvador - España - Guatemala - Honduras - México - Nicaragua - Panamá - Paraguay - Perú - Puerto Rico - República Dominicana - Uruguay - Venezuela